9

Se levantó y sacó el disco del reproductor.

Fue la última vez que lo escuchó. Después de echarle un último vistazo lo agarró entre sus manos y lo partió en dos, tirando a la basura aquel pedacito de plástico que con tantos recuerdos le castigaba.

Había tardado demasiado en hacerlo. Demasiado, hasta el punto de ser irreparable. Los acordes y melodías que lo plagaban, hacía tiempo que ya eran parte de él. Ya no importaba que lo tirara, lo quemara o lo rompiera; su contenido se reproduciría día y noche sin descanso, sin tregua, recordándole lo que tuvo, lo que se fue, lo que nunca llegó.

La primera canción era la que sonaba cuando la conoció. La segunda sonaba cuando mantuvieron su primera conversación, una superficial, de esas que no valen nada, pero una conversación al fin y al cabo. La séptima sonó en su primer beso y la última...La última puso banda sonora a la separación más dolorosa.

Sabía que todas permanecerían eternamente en su memoria, pero había una, esa condenada número 9, de la que nunca conseguiría un descanso. Seguiría taladrando cada escondite de su mente hasta el fin de sus días. Porque la número 9 era la que ella le cantaba suavecito al oído cada noche, cada mañana al despertar, siempre que estaba triste, y también si estaba alegre. Siempre la 9. En su mente, la canción auténtica se confundía con la voz melosa de ella, haciéndolo todo aún más doloroso.

Tiró el disco e intentó que su mente pensara en otra cosa, otra canción, lo que fuera. Pero nada sirvió. Su cerebro estaba completamente ocupado en construir reproches que le echaban en cara haberla dejado marchar…

Porque nunca nadie te querrá como ella.
Porque nunca nadie te hará sentir como ella.
Porque nunca nadie te mirará como ella.
Porque nunca nadie te hablará como ella.
Porque nunca nadie te tratará como ella.
Porque nunca nadie te volverá a cantar al oído.


Desde la papelera, el disco se reía de él, porque sabía que aunque estaba roto, seguiría sonando eternamente en su mente desquiciada por el dolor.

3 comentarios:

aflorezf dijo...

Ufff. No se si es que soy o estoy muy susceptible estos días pero ya me he vuelto a emocionar.
Me gusta la forma que tienes de meternos en la historia, parece que yo mismo soy quien tiene esa canción número 9 en la cabeza, al fin y al cabo ¿quién no tiene una canción numero 9 en la suya?

Another Lovely Rainy Day of November... dijo...

Me encanta. Muchísimo. Me gusta el estilo. Y el detalle de las canciones, la primera, la segunda... la novena... me gusta la novena...

Y lo que desprende, y lo que te imaginas, y lo que piensas, y lo que te hace sentir.

Me gusta. =)

Lázaro Suárez © dijo...

una ruptura siempre es dolorosa, y más cuando hay cerca cosas que lo recuerden. como la música...llegas a odiar canciones preciosas que antes te encantaban. en fin. me ha gustado el tema, porque es algo que me toca de cerca el hecho de las canciones que dan recuerdos que mancan.

feliz año. o al menos que se intente;)

un beso