el hueco de tu ausencia

Me gustaba cuando se cruzaba de brazos en mitad de la calle y decía ¡beso! Como exigiendo una compensación por alguna de las insolencias que a veces se me ocurrían decir, como que me gustaban las películas sangrientas o que detestaba a los gatos.

Me gustaba que fuese como una niña pequeña, que corretease a mi lado como intentando alcanzar una bolsa de gominolas de mi mano, con la misma emoción, ¿sabes?

Me gustaba que fuese como una niña, sí, pero una traviesa, que se despertaba entre mis sábanas rebosando sensualidad y con ojos lujuriosos que me miraban como mira agazapado tras un arbusto un cazador a un ciervo. La diferencia es que lo que para el ciervo sería agónico dolor, para mí sería orgásmica culminación de la cual acabaría descansando acurrucado en sus abrazos. Mientras el ciervo exhalase su último aliento, yo me quedaría ahí, oliendo su champú de frutas del bosque de la sección de niños del supermercado, porque era así. Como una niña. Una niña grande e inocente, pero con alto contenido erótico y un tanto obsceno.

“¿Y qué si digo que puedo esconderme en tu pelo y quedarme a morir allí?”

-Después de mi vendrá otra, lo sabes - Me dijo, con su caída de ojos dominando el universo.

“Después de ti, vendrá tu ausencia. Y con ella el vacío del sofá oliendo a tus camisetas de dormir, y con él vendrán las madrugadas prediciendo el futuro en tus arrugas”.

-No lo sé - contestaba, admitiendo su hegemonía.
-Yo siempre te querré.

“Y yo a ti, por mis inviernos en tu risa, por tus besos de tornillo a mi antipatía”

-Sí…

Me gustaba que en sus pantorrillas se acabara el mundo y en su boca comenzaran mis mañanas.



**Gracias. Por echarme un cable (o más de uno). Por ser tan estupendo. Y diría algo más pero sería blasfemar ;)
Por ser Lázaro Suárez.

16 comentarios:

* Raquel * dijo...

Después de ti, vendrá tu ausencia.


Desde ahora, Ankara mía, tienes una frase célebre.

Texto precioso, de arriba a abajo, de la mayúscula inicial al punto final

Me encanta.

Un dulce pensamiento antes de irme a dormir...

Verónica (peke) dijo...

Me ha encantado el post, profundo y unico, ahora echas de menos hasta la risa con ironia...

besotes de esta peke.

pd. te espero por mi rincon con tu taza de cafe, siempre que quieras...

thatianha dijo...

"Después de ti, vendrá tu ausencia".

Es una realidad tan gigantesca que no para de resonar en tu cabeza.

Magnífico post. Como siempre.
:)

Yopopolin dijo...

Dios! que buen texto!! pues yo me quedo con... "Y con ella el vacío del sofá oliendo a tus camisetas de dormir..." Me encantas!!!!!!!
¿te lo había dicho alguna vez? xD

besoooos!

* Raquel * dijo...

fijate tú si es célebre la frase, que hoy mientras me lavaba los dientes... (...si, lo sé)... hoy mientras me lavaba los dientes, decía, pasó por mi mente.

miguelin dijo...

Precioso. Has entrado dentro de mi alma, este post ha sido tu llave. Volveré por a visitar tu blog. Y soy tu nuevo seguidor. Estas invitada a mi blog. Un abrazo.

Lexy dijo...

Precioso!!!!! Increible!!! Me ha encantado!!! Genial genial genial!!

un beso!!

Sil dijo...

hermoso, se me lleno por un instante el estomago de mariposas con mezcla de angustia

- cuando ya no sirven las palabras dijo...

Jo, que bonito

Te sigo! Espero que eches un vistazo por el mio :)

Un besazoo

Black Widow dijo...

muy buena entrada

Aprilis dijo...

Impresionante Ankariya... has conseguido fundir inocencia y madurez, dureza y sensibilidad... todas esas cosas que parecen ser incompatibles y además, como dice Raquel, has creado una frase celebre :) !

See You !

Lia in Strawberry Fields dijo...

me has dejado boquiabierta, es una pasada...
lo releería a todas horas :)
xx

Paz dijo...

Lovely blog ^^
Follow me if you want!

with love :)

Yopopolin dijo...

¿¿Te puedes creer que yo tampoco te seguía?? Claro, tienes a tus seguidores ahí medio escondidos... xDD

Aprilis dijo...

Ankarilla ! Como se presenta esa semana santa ;-) ? Podrás ir a la playita ? Abrazo !

Oski dijo...

Y después de la ausencia y el vacío del sofá vendrán nuevas primaveras, nuevos recuerdos, pero hay imágenes que siempre quedan grabadas en las retinas, sobre todo cuando el mundo se acaba en unas pantorrillas y comienza en una boca cada mañana.

Me ha gustado este cuadro de sensaciones que has (o habéis) pintado, supongo que todos, de una forma u otra, hemos vivido algo parecido en nuestro terreno. Te hace sentir identificado, o a mi al menos.

Un abrazo.