Aprovechemos que vas de blanco y éste es el sitio menos romántico del mundo

[...]


- ...porfi, porfi, porfi, porfi, pooooooooooooooorfi. Cuéntamela otra vez.

- Por Dios, pero si te la sabes de memoria.


- Jo, que me gusta. Venga maaami... porfi, porfi, porfi.


- ... Venga, va. Ya sabes dónde fue. Creo que concretamente, en el pasillo de las croquetas de perro. Qué tontería, no sé ni qué hacíamos ahí. Nunca hemos tenido perro.


- ¿y qué pasó?, ¿cómo te lo dijo?, ¿qué te dijo?

- Mmm... a ver. Pues eso, estábamos en medio de aquel pasillo y, tampoco te mentiré, la verdad es que yo iba muy guapa. Creo que llevaba un vestido corto de lino de color blanco. Y no sé, no sé que se le pasaría a tu padre por la cabeza, pero de repente soltó el carro, me agarró de las manos y me dijo “aprovechemos que éste es el lugar menos romántico del mundo. Cásate conmigo. Inventadamente. Ahora. ¿Quieres?, ¿Qué me dices?...”

- “...y seguiremos juntos hasta que nos siga dando la gana” – creo que también dije. No sé cómo no te lo sabes de memoria, enana.

- ... es que es muy divertido.

- Venga, venga... se acabó la cháchara, que se enfría la sopa.


- Pero jooo, ¡siempre os saltáis la mejor parte!

- Pero si ya lo hemos dicho todo, ¿qué falta?

- ¡Jolín! ¡Papá siempre me cuenta qué se le pasó por la cabeza y por qué dijo aquello! Os estáis haciendo los olvidadizos a propósito, estoy segura.

- Jaja, ya le ha salido la pequeña detective que lleva dentro. No lo hacemos a propósito, mujer, es que no te das cuenta de que aquí, a tu padre, le da vergüenza contar esas cosas…

- Porfiii, ¡es lo mejor!

- Ay, qué bien se te da sacarme los colores, pequeña. Verás, ví a mi alrededor todas esas latas de comida de bicho y no pude más que pensar que si alguna vez tenía perro, querría sacarlo a pasear con tu madre, quería tener una excusa para dar paseos interminables con ella, quería verla cuatro o cinco veces al día, lloviera, nevase o hiciese frío, quería verla a la luz de todas las lunas, soles, nubes y demás fenómenos meteorológicos. Pero claro... los perros dan una lata tremenda, y para ser sólo la excusa, me pareció más sencillo casarme con ella inventadamente, ¿satisfecha?

- ¡Noooo! ¿Y mamá qué contestó?

- Diminuta granuja, ¡sabes que no contesté! Se me pusieron los mofletes del color de tu abrigo y sólo acerté a achucharle y darle un beso de amor verdadero.


- ¡Ayyy! ¿un beso de amor verdadero?, ¿como el de La Bella Durmiente?, ¿eh?, ¿eh?, ¿eh?

- Sí, un beso de amor verdadero...



** De nuevo, colaborando con la dulce, adorable, bonita y achuchable Raquel, de ...Raquel Busca su Sitio...

20 comentarios:

Raquel dijo...

¿Me quieres decir por qué me salen estas sonrisillas cuando leo el texto?

...qué historia tan adorable.

Brindemos porque sigamos haciendo cosas juntas. Brindemos por esas fotos rodeadas de esos manjares de dioses de las que hablamos. Brindemos, brindemos. (con sidra, claro)

Un besote enorme :)

Monica dijo...

dulce pero sin ser empalagoso :)
qué pena que lo de mis padres fuera totalmente diferente jaja

Marisela dijo...

soy tu seguidora numero 100 :D te he encontrado por Raquel! me gusta tu blog!

Carlos dijo...

Felicidades, por la parte que te toca. Pues sí, me gustan vuestras colaboraciones. Ojalá que sigáis con esta "sociedad", cada vez menos "anónima" ;).

Aunque no había comentado por aquí, ya te había leído, ya... Y la verdad, es que me gusta mucho cómo escribes. Habéis sido un grato descubrimiento, ambas dos :D.

(Aunque oír lo de "entrada conjunta" y "manjares", asusta un poco... La última vez que os metísteis en la cocina, menudo plato preparásteis :S )

Luna Méndez dijo...

Carlos, Carlos, Carlos, que Dios te conserve esa memoria que veo que te funciona de fábula para recordar las recetas que nos entretienen a Raquelita y a mí :P

Y ójala que sigamos colaborando, que me lo paso fenomenalmente bien escribiendo con ella ^^

Todo un honor verte por aquí!! Y vuelve cuando quieras, claro está! :)

DANYGIRL dijo...

OOOhhh...preciosa historia!!!

Muy buena!!!

Yopopolin dijo...

Que genial os ha quedado, es una historia tan... no sé... surrealista, sincera, adorable... que ami también se me pasa una sonrisilla cuando lo leo...

great! one more time...

Marisela dijo...

ueee! y tu eres mi seguidora número 12! qué ilusión me hace ver comentarios y numeitos cada vez mayores iuhuuuuuuuu!

Marisela dijo...

pueees sí jaja hace ilusion!
qué miedo de hombreeeeee aaah!
pues yo ayer despues de toparme con toda la ciudad desviada por la inundacion y bajarme del coche, el lugar menos pisncinero por el q se podia andar era por en medio del asfalto obviameente ivadido por coches asi que no me quedo otra que chapotear por las aceras (llevaba converse)y al llegar ala biblioteca, mis amigos se me qedaron mirando y se les escapan las risillas proque se me oia el agua en los zapatos desde la entrada ala biblio T.T si es que lo que no me pasa a mi...!

featherbrain dijo...

Me ha encantado!
Habeis hecho muy diferente una situacion que suele ser bastante habitual:)
xx
Lia

~Valeria Fluorescent. dijo...

Si el texto hubiera sido narrado tal cual pasó, quizá sería un poco cursi. Sin embargo, intercalado con esas frases tan típicas y riquiñas de madre e hija, casi te provoca coger una lupa y ponerla delante de tu sonrisa, para que se vea más enorme :)

Juan Rodríguez Millán dijo...

Aunque te leo desde hace algún tiempo, ¿qué mejor momento para dejarte un comentario ahora que tú ya lo has hecho en uno de mis rincones...?

Qué dos os habéis juntado, me encantará seguir leyendo lo que salga de la unión de vuestras dos imaginaciones... y lo que hagáis por separado también.

Tropiezos y trapecios dijo...

Bonita, entrañable y a la vez divertida historia.

Supongo que si existe el amor debe ser parecido a querer pasear el perro cinco veces al día con tu mujer :-), cinco excusas cotidianas para no separte de ella.

Un abrazo

Oski

Raquel dijo...

he cambiado tu etiqueta en mi blog! :D

^^


(K)(K)(K)

Alba Carrió dijo...

Hola! No nos conocemos, pero el otro día pasaste por mi blog y me dejaste un comentario, cosa que ya me alegró el día. Yo también me siento identificada con muchas de las cosas que escribes, sigue así! :)

Lurking People dijo...

Vaya locuras de historias jeje

Me alegro de que guste Amatria! :]

Aprilis dijo...

Ay..! Que tiernas se ponen las dos cuando se juntan... llenas de dulzura y espontaneidad :) !
Mola ^_^!

La sonrisa de Hiperión dijo...

Encantador blog el tuyo, un placer haberme pasado por tu espacio.

Saludos y un abrazo.

Fucking Dreamer dijo...

Me alegra que te guste jeje Estos días la verdad que si que hemos ido un poco justos de tiempo, entre prácticas, examenes, trabajos,...maldita sea jeje Pero bueno, ahora ya nos hemos encauzado de nuevo ;)

salu2

La Maga dijo...

Preciosa historia! No hay lugar como el supermercado para ligar y enamorarse. Solo con ver la compra de una persona puedes saber como es, jajaja. Admiradora tuya a partir de ahora =)

Besos!!