A borbotones

Carlos. Carlos tenía esa forma de ser extraña, como sin prisa por nada pero acelerado por todo. Con su pelo alborotado, sus medias sonrisas y sus medias verdades a cuestas. Con sus levantamientos de cejas y sus caídas de hombros. Con sus frases de cuatro palabras que decían más que el mismísimo Lorca en el mejor de sus poemas.

Nunca. Nunca en mi vida me he sentido como me sentí a su lado, porque te hacía el centro del mundo, porque te hacía pensar que nadie era mejor que tú, para él. Que te escuchaba como si respirase por cada palabra que de tu boca saliese, que te hacía suya de formas que nunca imaginarías. Que te amaba por cada poro de su piel.

Ese era su mayor problema. Esa importancia que te daba, lo grande que te llegaba a hacer sentir. Esa capacidad de dártelo todo un momento y al siguiente dejarte sin nada. Era como si supiese el momento justo en el que tú comenzabas a depender de él. Ese instante en el que tú te empezabas a levantar cada mañana con ganas de un beso suyo y te acostabas cada noche con ganas de su cuerpo. Sí, eso es, era como si supiese detectar tus flaquezas.

Y así era él. Que, igual que llegaba, se iba.
Sin avisar, sin darte cuenta, de golpe, pero de golpe a lo grande, de bruces. Cogía sus abrazos, sus besos, sus paseos al baño por la noche, sus tengo hambre ¿te puedo morder sólo un poquito?, sus cincominutosmás por las mañanas, sus meencantantusbesos y sus vámonosalcine. Todo, se lo llevaba todo sin explicar a dónde.

Sí, el problema de Carlos era lo importante que te hacía sentir o, más bien, su problema era lo importante que a veces dejaba de hacerte sentir. Dándotelo todo un día y haciéndolo desaparecer tras un espejo al siguiente, o convirtiéndolo en un conejo saltarín que sale de una chistera.

Ese era su problema, sí.
El mío fue siempre la adicción a su sola voz. Adicción que aún no he superado y de la que me desintoxico aquí encerrada con terapias de conducta, actividades programadas y pastillitas verdes y azules.

Porque, no sé si habrán escuchado alguna vez algo así, pero cuando un drogadicto está bajo los efectos de la abstinencia puede llegar a hacer actos violentos de lo más insospechados.

Como matar.
Matar si no te dan lo que tú tanto necesitas en ese momento. Matar, sí.

Y, aunque me arrepienta una y mil veces, aquella noche el mono me cegó, el mono y la necesidad de algo que Carlos no me quiso dar.

28 comentarios:

Marisela dijo...

Jolines guapa.. pero cuanto transmites! qué bien escribes! qué de tó'!
me imagino a Carlos y todo!

Un besote

galicia maravillas dijo...

Caray!! Qué cosas nos cuentas!! :) biquiñossss:)))

Raquel dijo...

¿cómo te atreves?

¿cómo eres capaz de hacerme esto?

De atraparme con esas palabras, con esa descripción maravillosa; de desear un Carlos de esos; de hasta identificarme un poquito...

...y en el momento menos pensado, giro. Un giro ankariano de esos que hacía tiempo que no me descolocaban.

Vivan tus toques especiales.

Carlos dijo...

¡¡¡POR ALUSIONES!!!...

Por alusiones a un tal Carlos lleva el móvil sonándome sin parar desde hace unos 30 minutos... A ver si editas el post explicando que no soy yo, que no son horas... ¬¬

O mejor, déjalo como está, que está muy bien... que hasta a mí me ha molado el Carlos ese... xDDD (Y oye, que si alguna nos confunde pues... ;P)

PD: Como le dije a la ilustre (y lustrosa) comentarista que me ha precedido, es fácil que la vida analógica me tenga un poco/bastante ocupado y no me pase por aquí... Lo digo para que no pienses que soy de los que consiguen su palabra "dedicada" y si te he visto, no me acuerdo... ;P

Carlos dijo...

Jajaja... no me había quedado bien con lo de la última frase... que además de estar genial (menos para Carlos), hace que en mi comentario anterior tengas que sustituir "móvil" por "güija"... xDDD

Luna Méndez dijo...

Jajajajaja

Carlos, tú y tus comentarios molones! xD
Por un momento hasta llegué a pensar que tenías algún dispositivo en el movil que te avisaba cuando Internet decía tu nombre..jajaj

Había leído que estarías atareado-casidesaparecido en esa que cada vez parece más mi segunda casa, tranquilo, ni se me habría pasado por la cabeza que tú fueses de esa calaña :)

Vane_19_26 dijo...

Genial el texto, trasnsmite tanto que incluso te hace ponerte la piel de la protagonista.
Besos

Lázaro Suárez © dijo...

pues yo estoy completamente indignado con este texto, indignado porque iba de menos a más, y cuando estaba en pleno calentón se acabó. Espero que hagas una segunda parte, o qué, porque vamos, menudo coitus interruptus, con lo bien que estaba, lo que lo estaba disfrutando, para ese parón a mitad de camino. Sigue escribiéndolo desgraciada!!!! con lo bonito que es, ahora que venía la sangre lo paras.

(carita triste)

DANYGIRL dijo...

Carlos daba una de cal y otra de arena...y te volvió loca....ainssss...te entiendo!

Yopopolin dijo...

Estremecedor! Qué genial descripción de Carlos, del sentimiento que emanaba, de la vida que cualquiera desearía tener... pero siempre, no solo a ratos... y ese final, pone el broche de oro, yo no lo podría haber terminado mejor!!

Ay, locuras de amor que se llaman! jeje

brutal!!!!!!!!!!!!

Clementine dijo...

Me gustó (:
Conozco a un "Carlos" pero por suerte, no se me escapa.
Un beso

Tropiezos y trapecios dijo...

Cuando todo termina en matar y en adicciones tus textos me dan miedo. Porque igual me enganchan y me vuelvo un jodido yonki.

¡No tienes sentimientos!

Al igual que Lázaro, me he quedado con ganas de más.

Raquel dijo...

Lo que yo decía, Lázaro. Malditos giros ankarianos.

La Maga dijo...

Me encanta!!! es lo que tiene el que te den una de cal y otra de arena; puede llegar a enloquecer.

Increíble como siempre!!

Besos guapa ^^

Noviembre dijo...

Me remito a lo que dijo Lázaro:

Ahora que venía la sangre, lo paras.


!!!

nero dijo...

INCREÍBLE!
Me encanta, me encanta! y además creo q conozco a alguien parecido :)

Luna Méndez dijo...

Me alegra que te guste Nero!
:)

Violet dijo...

Un final impactante Luna!
Me ha gustado mucho, el tal Carlos se parece a uno que yo me sé, que por desgracia también se lleva sin explicación todo lo que antes te ha dado... pero al menos por el momento no estoy loca del todo :) jaj

featherbrain dijo...

Muchas gracias:D
No hay duda de que cada vez haces esto de escribir mejor, me ha gustado mucho:)
xx

Alexxander dijo...

me ha encantado nena!! gracias por tu comment guapa!

beso,

Alexxxxxx

Luna Méndez dijo...

Carlos,
tú te crees que acabo de releer tu comentario y me acabo de dar cuenta de que al decir que no te dejaba de sonar el movil no te referías (como yo interpreté) a que cada vez que Internet te nombra recives un aviso, sino que te referías a que te llamaba la gente.

Corramos un maravilloso y oscuro velo sobre esto. Estoy boba en época de exámenes, que nadie me lo tenga en cuenta!

:) (hay una palabrita nueva)

Carlos dijo...

Jajaja... ¡ya me dí cuenta de tu interpretación, ya!... ¡A los mejores les pasa!... ;)

Curioso mundillo éste... Puedes estar pensando en una cosa a la hora de escribir un comentario, sin caer en la cuenta de que la persona que lo lee puede no estar en la misma "onda"... ¡Glups!... pero que te estaré contando a ti, si tus "intentos narrativos" tienen cada vez menos de "intentos" y más de "narrativos" ;D... Valga como ejemplo este bonito texto.

(Ssshhhh... además, tampoco yo entendí bien tu buenísimo final a la primera... ¡estamos en paz! ;P )

PD: 5°20′ S 141°36′ E
Según la Wikipedia, son las coordenadas de Nueva Guinea...donde está la "Ornithoptera Alexandrae" (mariposas alas de pájaro), las más grandes del mundo, entre las diurnas (vale... sí... también Wikipedia ;P)... Lo digo para que sepas a qué atenerte, "Battle Against Butterflies" :)
Perdona... ¿cuál dices que es la palabrita nueva? ;P

Luna Méndez dijo...

Dios mío!
vivan tú y tus comentarios, muchacho!!!

Me debato entre el repelús que me da pensar que existan esos bichos por ahí (que sí, lo sabía, pero es un conocimiento que me gusta omitir dentro de mi cráneo)y lo bien dicho que te ha quedado el dato :)

Alexxander dijo...

enserio? stansted forver!! siiii erasmus el proximo curso! tu en qué carrera?

besos guapa

Aprilis dijo...

Wow ! Que final tan molon ! Será por el toque psicopata que tiene, pero me encanta !!

PD: Carlos perdio un dedo o le fueron llegando por carta xD ?

X dijo...

Tendré que tener cuidado de no toparme con una yonki de esas. :-)

AOU dijo...

me empiezan a recordar estos pequeños parrafos, a algun grande" que he leido. en su intensidad, en su adiccion.. como fluye... asi! a Borbotones como bien dices.
me encanta cuando las palabras ya se unen..
bueno te sigo la pista e ire leyendo poco a poco los anteriores.

Saúl gObio dijo...

eso de AOU soy yo.