German fact IV.

Supongo que el final sabe a esto.
A agua y sal.
A 127 adioses que nunca quise pronunciar.


11 comentarios:

Faty dijo...

ay por favor, que penina! :(

Aprilis dijo...

Es horrible ! Yo te comprendo pequeña ! Abrazos amigables que dan consuelo ! ;-)

Thatianha dijo...

qué grande...
saludos

Thatianha dijo...

qué grande...
saludos

Imelda dijo...

127 es un número tan, tan grande...

im_perfecta dijo...

Y lo bonito que es poder despedirse de esas 127 personas después de haber compartido muucho no?
=)

Oski dijo...

Decir adiós siempre es complicado...pero vendrán nuevas bienvenidas.

La vida se puede ver de muchas formas, llena de despedidas o llena de bienvenidas... ¿Con cuál te quedas?

Yopopolin dijo...

luna, lunita luneraaa! supongo que ya estarás por tu verde paraíso natal, no?? pues qué menos que dar señales de vida por aqui!! xD

yo ya he vuelto para quedarme, así que te espero, eh!
muá! ;)

Blackrose dijo...

127... ¿y si en vez de despedidas lo llamas... no sé... amarillos?
Sí, como en el libro de Albert Espinosa. 127 personas increíbles que han aparecido porque tenían que hacerlo. Aprovéchalas.

Lurking People dijo...

a donde se fue usted?

Valen dijo...

Jo! no sé que me da más pena, si la despedida o el gatín!! Para cuándo vuelves a escribir? Mua!