de repente abril


Bienvenida a la primavera.
Pasa y siéntate. No te cortes, ponte cómoda, que yo mientras pasearé los atardeceres más hermosos ante ti, las brisas más reconfortantes y los paisajes más paradisíacos con los que nunca hayas soñado.
Relájate, disfruta y déjate llevar por las sensaciones que se apoderan de ti y piensa que esa será la forma que tengan el resto de tus días. Junto a mí.

Porque si te quedas, yo te digo que hacemos del mundo una primavera sin fin, con el brotar de sentimientos como brotan las flores en el campo, con el rubor de tus mejillas alimentándose del primer sol de la mañana.
Tan vespertino como el primer amor. Como despertar de madrugada abrazado a tu esternón.
Como transformar la lluvia en arco iris con el brillo de tus ojos y alejar el frío de la noche con el calor de nuestros cuerpos.

Si quieres, yo te quiero hasta que el mundo se coma a sí mismo y lo único que quede sea su piel dada la vuelta.
Si me dejas, te enseño el olor de la felicidad en un tarro de mermelada y envuelvo tu habitación con vainilla y frambuesa.

Si te quedas, hacemos de la luna nuestra lámpara de noche y dejamos las partículas de nuestro amor flotando en su ingravidez.  

Porque contigo, la primavera es infinita y las noches, un paseo en barco por el Sena.


** Allá por Abril, el gran Balagar Fartón publicó una foto en la red social de turno con un título parecido a “bienvenida a la primavera”. En ese instante a mí se me ocurrió esto, que ve la luz hoy. Será esa otra de las grandezas de Balagar, que aun no queriendo, inspira a los demás.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Ema von Nett dijo:

Pues que para la próxima vea la luz un poco antes, y que podamos dar la bienvenida a la primavera en su tiempo :pp

"Te enseño el olor de la felicidad...". Nunca defraudas, Luna!

Un placer haber tenido tal joya en mi pantalla así de prontín :))

Anna K. dijo...

A veces pienso que tu blog tiene un título demasiado duro para las cosas tan bellas que escribes. Bellas no sólo porque las escenas que describes lo sean, que también, bellas por la manera que tienes de ordenarme las ideas, de agolparme sensaciones.

Ahora mismo suena en mi habitación jazz y blues por la radio. No te imaginas lo bonita que ha sido la experiencia conjunta al leerte

Balagar dijo...

Me acabas de dejar sin palabras y sin pulso en los dedos para escribir de lo impresionado que me has dejado. Me encanta de principio a fin. Puedo sentir el peligro de colisionar con mi alma gemela femenina de un momento a otro. Gracias por las alusiones y los adjetivos. Tú si que eres grande, Lunita. Tú sola conformas una auténtica constelación.

C. dijo...

La primavera es mi estación favorita del año. Ojalá pudiera vivir en una primavera eterna como la que describes (y sin exámenes)

Espia Rusa dijo...

¡Qué preciosidad!

Oski dijo...

Me recordó la canción de Andrés Suárez "números cardinales" de hecho creo que le pegaría mucho como banda sonora de esta entrada :-)

En fin, últimamente escribes de cosas demasiado hermosas y yo tengo demasiadas pocas ideas para dejarte nada ingenioso...

No conocía a Balagar, ahora pasaré a ver que tiene que descubrirme.

Un abrazo.