como debería ser


Reposaba su rostro sobre mi vientre y se dormía hasta que su respiración se acompasaba con la mía. Yo leía un libro de Saramago para recordarme a mí misma que, tras aquellas cuatro paredes, el mundo seguía apestando a odio y carne muerta.

Sentía que se despertaba cuando sus parpadeos cosquilleaban mi estómago. Era como si mi piel ya no fuesen mis fronteras. Como si mi ser se extendiese entre sus venas.
“Buenos días” me decía con voz somnolienta y los ojos a medio abrir. Y yo le contestaba que era tan jodidamente guapo que me dolían las pestañas de no parpadear para mirarle.
Él se reía con una carcajada limpia y sonora que hacía retumbar lo más profundo de mi cóclea. Allí vivía un señor que sólo sonreía cuando oía reír a Alberto. Y cuando lo hacía, nadaba durante horas en el líquido de mi oído haciendo que el eco durase eternamente.
“Eres una exagerada”
“No. Exagerada sería si te dijese que despertarme a tu lado me da ganas de desaparecer bajo el colchón y aparecer por arte de magia en un ferrocarril transiberiano directo a Irkutsk. Exagerada sería si te dijese que me sumergiría hasta lo más hondo del lago Baikal sólo para decirles a esos peces lo que se pierden por no mirarte. Yo no exagero por decir que el color de tus ojos sólo se iguala si juntas el cielo y el mar en un bote y le añades un rayo de sol. Exagero si digo que me duele el pecho de quererte, porque nada duele si estoy contigo.”

Yo cerraba los ojos cuando ella hablaba y dibujaba con mis dedos el infinito en su costado. Sonreía para mis adentros y pensaba que era perfecta. Perfecta como un soneto de Beethoven, como una tarde en Nueva York o una noche en su edredón.
Tan perfecta, que si unía los lunares de su cuerpo con los míos, formábamos un mapa de la vía láctea. Tanto, que su imagen en mi mente no formaba un nudo en mi estómago, no. Formaba un lazo rosa y acolchado.
Tan perfecta, que acababa con el mundo de un solo pestañeo y dejaba intacto sólo lo bonito.

“Llévame al cielo” le susurró ella con una voz digna de la mismísima Rita Hepburn. Y él se descompuso en los trillones de moléculas que componían su corazón y los sintió reagrupándose en la forma de cientos de mariposas que salieron volando hasta su estómago. Las pupilas se adaptaron a la luz que les rodeaba y lo hicieron en forma de corazón. Como en las películas de dibujos.
Impulsos de besarla galopaban en el fondo de sus labios y, en un instante, hizo suyo el derecho de abrazarla.

17 comentarios:

Anónimo dijo...

Ema von Nett dijo...

Yo lo que odio es que escribas tan jodidamente bien que siempre te tenga que decir que me encantó. Lo odio porque estas palabras dejan de ser extraordinarias para convertirse en ordinarias; lo odio porque te acabarán siendo indiferentes!

Pero bueno, vivamos el presente... aish, cómo me encantó :))

Balagar dijo...

Me gusta tanto que decir que me ha encantado sería como decir que una puñalada solo escuece. Lo voy a releer un montón de veces más porque la primera me ha sabido a poco. Si estar lejos "de casa" tiene estas cosas egoístamente te digo que no vuelvas. Es precioso... Has conseguido aplacar mi lado más salvaje haciéndome creer como un adolescente en el Amor en mayúsculas. Muy grande. Muy bueno. Es apenas una millonésima parte de lo que tienes dentro; pero por esta noche a mí me ha llenado. Un abrazo enorme.

Anna K. dijo...

No es justo. No sé qué tengo que decir para enfatizar que este texto es incluso mejor que otros que te he leído últimamente porque ya sabes lo que opino de esos otros. Es que joder, no sé, hay partes con más fuerza que otras, vale, a mí personalmente me ha parecido que los dos últimos párrafos no eran tan jodidamente buenos porque quizás me suenen a algo que ya he leído tuyo o no tuyo, pero en conjunto me ha sorprendido. Tenías frescura y la proporción perfecta de romanticismo, de contrastes en el escribir.
Incluso me has hecho llegar a plantearme que el frío siberiano no estaría en el fondo tan mal sacándome del letargo emocional en el que me encuentro toda la noche. Cuando consiga poner en palabras el cúmulo de sensaciones que soy yo ahora mismo, espero poder hablar del espectáculo de danza de esta noche.

No sé si es el clima inglés, las propias vivencias y sentimientos, o tu imaginación en tu vena más desbordada y salvaje, pero espero leerte pronto así. Pronto pronto pronto. ¿Si lo repito tres veces se cumple?

Un abrazo cielo
(¿te referías a Rita Hayworth?)

Lázaro Suárez © dijo...

Ahí ahí.

Me gusta lo que veo.

me gusta.

dos cosas que me llamaron poderosamente la atención:

1-Has cambiado mucho escribiendo de un tiempo a esta parte. Más oscura? más fuerte? Sin duda: mejor.

2-"jodidamente" es es nuevo !

3-Lo de nadar en el líquido del oído me ha dado un yuyu tan yuyu que hasta me gustó.

Oski dijo...

Y que jodidamente hermoso es hacer uso de ese derecho...

Ains, ¿qué te ha pasado que te has convertido en un guión de película romántica pero a lo bestia? No me malinterpretes, mola muchísimo pero a ratos pienso que estás viviendo la mejor historia de amor del mundo y siento envidia xD, mucha envidia.

Yo no sabría haberlo hecho así, así que me toca quitarme el sombrero y ya creo que he perdido unos cuantos por aquí.

Fuerte abrazo from Madrid, Spain.

Tequila Limon y Sal dijo...

Joder... que cosa más bonita. Me has dejado alucinada.
Me encanta!!
(Soy Danygirl)

X dijo...

Bravo. Plas plas.

Thatianha dijo...

Bellisimo despertar...

Aprilis dijo...

Ay! Cuando te pones tan tiernita es difícil que el alma no se estremezca un poco ante tanta sensibilidad.

:-)

Yopopolin dijo...

Y por qué yo no había comentado esta maravilla? Porque lo había leído hace tiempo y me había dejado anonadado.

Por cierto, cuando vuelves?? te echamos de menos!!! :)

Oski dijo...

Oye...que yo comprendo que estás fuera y todo eso pero ¿no crees que este pequeño parón se te está yendo de las manos? Hay fans esperando amiguita...

Valen dijo...

Ayyy! qué gusto da leerte hija. Después de acabar a la fuerza un libro que me daban ganas de tirarlo por la ventana a cada momento, te leo y pienso que es a gente como tú a la que debían publicar sus historias. Besitos de Dönerito.

cirugia plastica dijo...

¡Cuánta belleza!¡Cuánta excelencia! ¡Cuánta alegría en mi alma al descubrir sus letras maestro!
no es la primera ve que leo estos poemas y emocionan como la primera vez. Ya sabes que admiro el gran sentido del ritmo de tus versos con la palabra exacta. Son ambos una hermosura.
hermoso poema te felicito
tienes una manera muy especial de escribir

Yoliyeja dijo...

www.enunanubeazul.blogspot.com puedes seguirme y ayudarme a mejorar mi blog? gracias :)

Sara F. dijo...

Será casualidad, pero me he fijado en esto porque la chica de mi lado en el tren estaba leyendo a Saramago.
Y de repente me encuentro con esto.

Sadrainbow. dijo...

Pues... Sin palabras me he quedado, sintiendo lo mismo que el texto transmite, recordando los momentos que he vivido así. Deseando ir al cielo ahora mismo.

Gracias por recordarme que hace poco era feliz.

Andrés Flórez Fernández dijo...

Un pasote. Auténtico. Te lleva.